En la región de Lomas Altas, perteneciente a una familia Somellera que con el tiempo, fueron construyendo casas humildes los primeros moradores de este sector. Fue hacia 1952, cuando a iniciativa del Sr. Cura Ledezma, de San Felipe de Jesús, se edificó esta primera capilla, donde se celebraba el culto semanalmente.

Inmediatamente, por una donación de terreno de ésta familia y estando de administrador el Sr. Cura Jesús García, se inició la obra del templo mayor, dedicado a la Divina Providencia.

El proyecto posiblemente inspirado en algunas iglesias europeas, de un estilo moderno; con arcos de cemento armado, con cuatro grandes ventanales protegidos ahora por tres vitrales modernos, los cuales fueron realizados por el Sr. Víctor F. Marco; vidrios esmerilados y emplomados al estilo del siglo XVIII, de marcos religiosos, que dan una nitidez y colorido, cuyo efecto de luz provocan un fenómeno óptico de elevación y destello espiritual, por la combinación de distintos colores y tamaños.

Sobresale la cúpula a una altura de cincuenta y siete metros desde el nivel de la calle, la cual tiene una visibilidad desde distintos lugares del ingreso a la ciudad.

A los 10 años de estar en construcción este templo, se erigió como parroquia el 25 de marzo de 1960, siendo el primer párroco el Sr. Cura Salvador Barba Adame, profesor catedrático de la Universidad de Guadalajara. Quien en su ministerio trabajó incansablemente en bien de la comunidad sobresaliendo el coro Xochiquetzal hasta el año de 1992, fecha en que murió.

Numerosos sacerdotes han entregado su ministerio en esta comunidad, integrada por familias buenas, sencillas , aunque rodeadas de centros de tolerancia.

Y hasta el día de hoy sigue en un arduo trabajo de mantenimiento y reconstrucción.

ERECCION DE LA PARROQUIA DE LA DIVINA PROVIDENCIA.
JOSE GARIBÍ RIVERA, POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE
ARZOBISPO DE GUADALAJARA

Teniendo en cuenta que uno de los principales deberes de nuestro oficio pastoral es procurar que los fieles que nos están encomendados , reciban la atención espiritual más eficaz, y considerando que, por, por el crecimiento que durante los últimos años ha tenido la Parroquia de San Felipe de Jesús, de esta ciudad, se ha vuelto necesario proveer en forma más adecuada a las necesidades de los fieles y después de estudiar detenidamente este punto, y de oír a quienes debían ser oídos, según el Derecho, por las presentes letras y en uso de nuestra potestad ordinaria, al tenor del Canon 1427, decretamos la erección de la Parroquia de La Divina Providencia. Desmembrando su territorio del de la citada de San Felipe de Jesús, asignándole los siguientes límites:

Partiendo de la Calzada Revolución, por la calle Dr. Oliva hacia el norte, da vuelta hacia el oriente por la calle Gigantes, hasta tomar la calle Antonio Tello hacia el sur y da vuelta hacia el poniente por la calzada Revolución hasta encontrar de nuevo el punto de partida.

Será Iglesia Parroquial provisionalmente, la misma de la actual vicaría; pero al terminarse la Iglesia que se está levantando para sustituir la actual, pasará a ella la parroquia.

Esta parroquia será amovible, de segunda clase, y su régimen económico, como el de las demás del Arzobispado.

Los libros correspondientes a la actual vicaría de La Divina Providencia, existentes en el archivo de la parroquia de San Felipe de Jesús, pasará a la nueva parroquia.

El presente decreto deberá leerse “INTER MISSARUM SOLEMNIA”, el domingo siguiente a su recibo, en la nueva parroquia y en las limítrofes de San Felipe de Jesús, La Inmaculada Concepción, Nuestra Señora de la Luz, El Señor de la Misericordia y San Pedro Tlaquepaque; se insertará en los libros de gobierno de dichas parroquias y se publicará en el Boletín Eclesiástico a fin de que surta sus efectos desde luego.

En la fe de lo cual…

Dado en Guadalajara, Jalisco. A los quince días del mes de marzo de mil novecientos sesenta.

JOSE CARD. GARIBI RIVERA
ARZOBISPO DE GUADALAJARA

Mons. NARCISO AVIÑA RUIZ
SECRETARIO